El misterio de la Tierra Negra (Terra Preta), la tierra siempre fértil

“Terra preta do indio” es el nombre local de ciertas tierras oscuras que se encuentran en la Amazonia brasileña. Son suelos antropogénicos fértiles, es decir, que son el resultado de la acción humana.

Los arqueólogos, geógrafos, agrónomos y antropólogos, están de acuerdo en que las tierras oscuras “terra preta do indio” de la Amazonia fueron creadas por habitantes humanos de la cuenca fluvial, que eran mucho más numerosos de lo que se creía en principio. Según se cree, fueron creados por los indios precolombinos y abandonados después de la invasión de los europeos.

Antes del contacto con los europeos, hubo grandes poblaciones indígenas. Los indios precolombinos hicieron grandes logros en la arquitectura, arte y agricultura. No sólo cultivaron muchas de las plantas económicamente más importantes del mundo ( maíz, girasol, frijol, patatas, boniato o batata, tomate, cacahuete, aguacate, algodón y tabaco ) sino que también desarrollaron increíbles métodos productivos de la agricultura tales como las “camas elevadas” y “tres hermanas”.

COMPOSICION Y PROPIEDADES DE LA TERRA PRETA

A lo largo del río Tapajós en Brasil, el geógrafo William Woods ha trazado numerosos yacimientos prehistóricos, algunos con exquisita cerámica con una antigüedad de 2000 años. Hay un hilo común: la tierra donde la gente ha vivido es mucho más oscura que el suelo de la selva cercana. Las zonas de tierra oscura más extensas corresponden a los basureros de los asentamientos y están repletas de medias lunas de cerámica rota. Generalmente se cree que la cerámica se introdujo en el suelo con un fin similar al de los actuales productores de planta que añaden perlita o arena a la tierra de las macetas como método de drenaje y aireación, pero Charles C. Mann afirma que hay indicios de que gran parte de esta cerámica fue creada específicamente para incorporar al suelo.

La terra preta se compone de una compleja mezcla de:

-suelo estéril original de la cuenca amazónica llamado oxisol ( de un color amarillo rojizo )

-carbón vegetal

-fragmentos de objetos de cerámica

-desechos orgánicos : residuos vegetales, heces animales y huesos de pescado

-varios miles de microorganismos de diferentes tipos.

Una investigación detallada demostró que los dos suelos son el mismo, sólo que el más oscuro es simplemente un resultado de la adición de materia biológica. Los brasileños llaman a esta tierra fértil “terra preta”, (en contraposición al oxisol, que es el tipo de tierra relativamente estéril que abunda en la Selva Amazónica). Es famosa por su gran productividad e incluso se extrae ilegalmente para luego ser vendida como mezcla para macetas y enmiendas del suelo en Brasil y Bolivia. Se utilizan sobre todo para producir cultivos comerciales como la papaya y el mango, que crecen alrededor de tres veces más rápidamente que en los suelos infértiles de los alrededores.

Su mayor fertilidad se debe a los altos niveles de materia orgánica y los nutrientes como el nitrógeno, fósforo, potasio y calcio. Comparado con el suelo circundante, la terra preta puede contener tres veces más fósforo y nitrógeno, y como su color indica, contiene mucho más carbono ( 150 g de carbono por kg de suelo, frente a 20-30 g para el normal ) y además sus estratos son mucho más espesos. El carbón vegetal reduce significativamente la pérdida de nutrientes a causa de la lluvia, reteniéndolos con fuerza a los agregados del suelo.

Sin embargo, el mayor logro de los “amazónicos” sigue vivo. Los científicos del suelo que analizan la terra preta han encontrado en ella características asombrosas, especialmente su capacidad para mantener los niveles de nutrientes durante cientos de años.

Las técnicas actuales de la agricultura como el aclarado, roza y quema, nunca han sido sostenibles y contribuyen en gran medida al calentamiento global. Con la vegetación quemada, las altas precipitaciones filtran pronto todos los nutrientes del suelo. La estructura química del carbón presente en este tipo de tierra posee una gran capacidad de retención de nutrientes tras el proceso de la pirólisis ( descomposición química de la materia orgánica, causada por el calentamiento en ausencia de oxígeno ). La investigación ha demostrado que incluso los fertilizantes químicos no pueden mantener los rendimientos de los cultivos en la tercera temporada de crecimiento consecutivo, pero la terra preta sigue siendo fértil año tras año.

Francisco de Orellana había informado en el siglo XVI que los indígenas usaban el fuego para despejar sus campos. Bruno Glaser, de la Universidad de Bayreuth, encontró que la terra preta es rica en carbón de leña (madera que no se ha quemado completamente). El cree que actúa para mantener los nutrientes en el suelo y mantener su fertilidad de año en año. Este es el gran secreto de los primeros amazónicos: cómo cultivar la tierra hacia la productividad duradera. En parcelas experimentales, la adición de una combinación de carbón y fertilizante en el suelo de la selva tropical aumentó la productividad en un 880% en comparación con el fertilizante solo.

Sin embargo, la terra preta podría tener una capacidad aún más notable: parece como si se reprodujese. Mientras que en un suelo amazónico normal se requieren periodos de barbecho de entre 8 y 10 años, con la terra preta bastan 6 meses de descanso para que la tierra se recupere.

Los agricultores locales dicen que siempre que se deje 20 cm de terra preta sin tocar, el estrato de esta tierra se habrá regenerado después de un período de 20 años, alcanzando de nuevo su espesor. El geógrafo William Woods sospecha que una combinación de bacterias y hongos esté causando ese efecto, aunque esta teoría todavía no ha sido constatada científicamente.

UN POCO DE HISTORIA

Los arqueólogos que estudian las zonas de la Amazonia en la que se encuentra la terra preta han descubierto que dichas zonas se correlacionan positivamente con los lugares de los cuales informó Francisco de Orellana ( el primer conquistador europeo en descender el río Amazonas ) en el año 1542. La superficie terrestre es inmensa (dos veces el tamaño de Reino Unido ). Parece que los pueblos amazónicos transformaron la tierra bajo sus pies. La terra preta podría haber sufrido la agricultura intensiva permanente, que a su vez fomentó el desarrollo de las sociedades avanzadas.
Click Here!

Pero, desgraciadamente, los visitantes europeos llevaron enfermedades a los que los amerindios tenían poca resistencia: la viruela, la gripe, el sarampión,… De esta manera se activó el rápido declive de su civilización.

Los primeros investigadores occidentales en descubrir la terra preta fueron: James Orton (1870), Charles Haart (1874) y Herbert Smith (1879), y dado que en aquellos tiempos se suponía que toda la Amazonia debía ser fértil ( idea que se perpetuó hasta la segunda mitad del siglo XX ), esto ocasionó en parte que el gobierno brasileño lanzase campañas de colonización agrícola de la región, lo que resultó en un fracaso económico y con repercusiones medioambientales.

En 1980, Nigel J.H. Smith publicó un artículo en el que daba a conocer los hallazgos de este tipo de suelo, aunque, desgraciadamente, su trabajo fue ignorado por la comunidad científica. Posteriormente, en 1996, el pedólogo ( especialista en el estudio de los suelos en su ambiente natural) Wim Sombroek, que elaboró una tesis doctoral sobre los suelos amazónicos en 1963, dirigió un proyecto ecológico financiado por el Banco Mundial. Sombroek creó en 2001 la asociación “Terra Preta Nova”. Su libro “Suelos de la Amazonia” (1996) comenzó el estudio científico de la terra preta.

VENTAJAS DE LA TERRA PRETA

Hoy en día los científicos están intentando descubrir el cóctel biológico que hace que la tierra árida se convierta en fértil.

La cantidad de carbono almacenada en una hectárea de terra preta es mucho mayor que la de una hectárea de suelo normal. Ya que el almacenamiento de carbono en el suelo es uno de los mecanismo clave para la reducción de CO2 en la atmósfera, la producción y uso de terra preta podría ser un importante medio para luchar contra el efecto invernadero.

Otra ventaja que podría aportar la terra preta sería la reducción de la contaminación del agua potable por nitratos, lo que actualmente ocurre por el uso excesivo de fertilizantes.

Si son capaces de tener éxito en la recreación de la terra preta de los amerindios ( una herencia más valiosa que el oro ), se podría evitar en parte la destrucción de la selva tropical y centrarse en ayudar a alimentar a la gente en desarrollo de todo el mundo.

Ver artículo original aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Current day month ye@r *