Noruega fue sorprendida por una lluvia de lombrices

Karsten Erstad es un biólogo de Noruega. Pero a pesar de su experiencia en el mundo animal, no podía dar crédito a sus ojos cuando, mientras esquiaba, se encontró con miles y miles de lombrices de tierra.
Al principio, pensó que habían salido ​​del suelo – pero había 50 cm de nieve en el suelo – y las lombrices seguramente se habrían congelado de ser así. En cambio, parece que llovíeron del cielo.

lluvialombrices_1

Karsten informó de que había hasta 20 lombrices por metro cuadrado, declarando al medio de comunicación local: “Vi a miles de lombrices de tierra en la superficie de la nieve. Cuando me las encontré en la nieve parecían estar muertas, pero cuando las puse en mi mano ví que estaban vivas.”

Y no está solo. El hallazgo fue noticia nacional en Noruega y provocó una afluencia de informaciones similares.

lluvialombrices_2

Entonces, ¿Por qué llueven lombrices? Bueno, nadie está del todo seguro. Pero se cree que las lombrices, comenzando a emerger de la tierra hacia el final del invierno, fueron arrastradas por el viento. En la costa montañosa de Noruega fueron rápidamente atrapadas por corrientes térmicas –  bolsas de aire caliente utilizadas por las aves de rapiña en círculo – y subieron al cielo. Finalmente, y después de recorrer cierta distancia, cayeron al suelo en forma de lluvia de las lombrices.
¿Cómo sucede una lluvia de lombrices?

El fenómeno es raro – aunque no es nuevo. En abril de 2011 una clase de educación física en una escuela en Galashiels, al sur de Edimburgo, tuvo que ser cancelada después de que comenzaran a llover lombrices sobre el terreno de juego.

lluvialombrices_3

La caída de las lombrices puede ser un poco desagradable, especialmente si usted no es un fan de ellas – pero no hay nada de malo en ello.

En 1894 se cree que la ciudad de Bath experimentó una lluvia de medusas. Suena bastante aterrador, excepto que nadie en realidad está seguro de lo que eran. Algunos dicen que medusas, otros dicen que renacuajos. Lo cual es como una película de terror.

En agosto de 2004, en el pueblo de Knighton en Powys, se informó de una lluvia de peces.

Del mismo modo, en junio de 2009, las noticias de una lluvia de ranas y renacuajos llegaron a toda la prefectura de Ishikawa, Japón. Continuando durante todo el mes.

Pero renacuajos, peces e incluso medusas palidecen en comparación con una de las plagas de insectos naturales más aterradores. Y éste fue capturado en video.

Una enorme colonia de arañas estuvo volando en la localidad de Santo Antonio da Platina, Brasil, en febrero de 2013. Si bien en un primer momento confuso (y, probablemente, más bien aterrador) los residentes pensaron que estaban lloviendo arañas, pero en realidad su enormes telas habían sido recogidas por el viento y arrojadas en la parte superior de la ciudad, colgando de los techos y líneas eléctricas.

El fenómeno no es excepcional, y los cielos alrededor de las áreas vecinas a Sao Paulo están a menudo llenas de una especie de arañas conocidas como eximius Anelosimus. No son grandes – sólo medio centímetro más o menos de diámetro. Pero forman colonias de hasta 50.000 individuos, y se juntan en banda para tomar presas mucho más grandes de lo que la mayoría de las arañas son capaces. De hecho, sus vastas redes comunales pueden cubrir la totalidad de los árboles o edificios. ¡No tengan pesadillas!

Ver noticia original aquí.

El biólogo Karsten Erstad encontró miles de lombrices inmóviles sobre la nieve.

Esta no es la primera vez que ‘llueven’ especies.

Las lombrices posiblemente salieron de la tierra y fueron arrastradas por el viento.

Mientras el biólogo Karsten Erstad esquiaba en Noruega, encontró una extraña situación: miles de lombrices estaban inmóviles sobre la nieve.

En un principio, Erstad creyó que provenían de la tierra, pero después de analizar los hechos, descubrió que si fuese el caso, hubieran muerto congeladas.

Lo más lógico para el biólogo era que “venían del cielo”.

De acuerdo con el portal de la BBC, lo que experimentó Noruega fue una lluvia de lombrices.

Las lombrices posiblemente salieron de la tierra poco antes del invierno, fueron arrastradas por el viento y atrapadas por una columna térmica (bolsas de aire caliente) que las elevó hasta el cielo, y después de cierta distancia, las lombrices cayeron en forma de lluvia.

Según el portal, esta no es la primera vez que “llueven” especies, ya que en 1894 se registró en Inglaterra una lluvia de medusas y en 2004, en Gales, una lluvia de peces.

Ver noticia original aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Current day month ye@r *