POLVO DE ROCAS

Hace miles de años la Tierra tenía un manto de roca. Durante las glaciaciones los glaciares se movieron y trituraron las rocas de una forma lenta e inexorablemente. El suelo sostuvo la vida de las plantas, ya que disponía de los minerales necesarios para su crecimiento. Durante miles de años, los micronutrientes esenciales fueron incorporados continuamente por las plantas, a menudo hasta el punto de agotarlos. En la actualidad, agricultores y jardineros intentan añadir nutrientes a la tierra por medio de fertilizantes, compost u otras formas. Sin embargo, estos materiales rara vez contienen todos los micronutrientes erosionados o absorbidos por las plantas.

 

Beneficios de la remineralización con polvo de rocas:

   -Proporciona una natural y lenta liberación minerales y oligoelementos.
   -Aumenta la ingesta de nutrientes de las plantas.
   -Aumenta los rendimientos y eleva el grado brix.
   -Reequilibra el pH del suelo.
   -Aumenta la actividad de las lombrices y el crecimiento de microorganismos.
   -Previene la erosión del suelo.
   -Aumenta la capacidad de almacenamiento del suelo.
   -Aumenta la resistencia a los insectos, las enfermedades, las heladas y la sequía.
   -Produce cultivos más nutritivos.
   -Mejora el sabor de los cultivos.
   -Disminuye la dependencia de los fertilizantes, pesticidas y herbicidas.
   -Construye más suelo.


El uso de polvo de roca no es nuevo. La investigación agrícola con polvo de rocas y minerales no procesados ​​químicamente, basado en el concepto de "pan de las piedras" se inició en el siglo 19 por Missoux (1853-1854), Hensel (1890, 1894) y otros.

Leer el libro "Panes de piedra" de Julius Hensel.

Introducción: "Que este pequeño libro sea lo suficientemente comprensible para los hombres, quienes parecen próximos a convertirse en bestias de rapiña. Que cese su guerra de todos contra todos y que en lugar de esto se unan en la conquista de las rocas. Que el ser humano, en lugar de ir en busca del oro, en busca de fama o malgastando su fuerza productiva en labores infructíferas, escoja la mejor parte: la cooperación pacífica en la investigación y el descubrimiento del rumbo de las fuerzas naturales con el fin de desarrollar productos nutritivos, y el apacible deleite de las frutas que la tierra puede producir en abundancia para todos. Que el hombre haga uso de su divina herencia de la razón para lograr verdadera felicidad al descubrir las fuentes de donde fluyen todas las bendiciones sobre la tierra, y que de este modo se ponga un fin a su búsqueda egoísta y a la ambición, a las cada vez mayores dificultades de vivir, a las ansiedades por el pan de cada día, la angustia y el crimen. Este es el objetivo de esta pequeña obra, y que en esto, ¡Dios pueda ayudarnos! JULIUS HENSEL (1898)

PEDIR PRODUCTO